Breaking News
¿Las maquinas no piensan o los humanos pensamos como maquinas?

¿Las maquinas no piensan o los humanos pensamos como maquinas?

¿Las maquinas no piensan o los humanos pensamos como maquinas?

Hace una semana un chatbot se convirtió en el primer programa en superar el test de Turing, con un 33% de los jueces convencidos de haber chateado con un niño ucraniano de 13 años. Alan Turing soñó con que las máquinas pensarían como personas, pero resultó que son las personas las que a veces eligen pensar como máquinas.

Amnistía Internacional y otras ONG’s y asociaciones siguen alertando sobre la presencia de crímenes homófobos y sus vacíos legales también en lugares del primer mundo como Estados Unidos o la Unión Europea. Los crímenes son perpetrados por ciudadanos heterosexuales contra otros ciudadanos homosexuales que han salido en la tele como tales o que andaban cogidos de la mano de su pareja por la calle.
Las presiones de Amnistía Internacional y demás organizaciones van dirigidas hacia los gobiernos que, como poseedores del monopolio de la violencia y supuestos garantes de derechos y libertades, deben endurecer leyes, promover campañas de concienciación, etc., contra los llamados «crímenes de odio».

Pero no hace tanto que esos mismos gobiernos, que hoy discuten la mejor forma de defender los derechos de los gays, eran los mismos que ejercían la violencia contra ellos, en lugar no ya de defenderlos sino simplemente de dejarlos en paz. La ley decía que la homosexualidad era una «indecencia grave» y una «perversión sexual», y como tal estaba castigada con penas muy duras y todo el peso del Estado represivo.
Una de las víctimas más vergonzosas fue un héroe nacional, nombrado caballero de la Excelentísima Orden del Imperio Británico, que fue castrado químicamente por el mismo gobierno que le había condecorado y que ganó la II Guerra Mundial en gran parte gracias a él. Se llamaba Alan Turing, fue un genio de la lógica y las matemáticas desde niño, y la castración le destrozó el cuerpo y el alma al punto de llevarle al suicidio. La Justicia de su Majestad seguramente se creyó benévola, pues le dieron a elegir entre eso o pudrirse en la cárcel. Estamos hablando de 1952.

La «Máquina de Computación Lógica» fue el trabajo más trascendente de Alan Turing, gracias al cual hoy tenemos todos unas cosas llamadas PC’s y millones de familias viven de algún negocio relacionado con la computación.
Todo empezó con el famoso Entscheidungsproblem oproblema de decisión, que se preguntaba sobre la existencia de un algoritmo general que decidiera si una fórmula del cálculo de primer orden es un teorema. Es decir, si existía una manera de saber si un problema matemático (entendido como afirmación) tiene solución (V/F), o si es imposible saberlo. Turing demostró en 1936 (al mismo tiempo queAlonzo Church) que no era posible escribir ese algoritmo general, y para ello empleó la Máquina de Computación Lógica como modelo matemático.
«La Máquina» era un autómata ideal, imaginado por Turing, que cambia de estado según las órdenes que le demos a través de unos símbolos que su cabeza lectora puede leer, borrar o escribir. Así, cualquier afirmación matemática que se pueda expresar a través de un algoritmo (a través de pasos lógicos) puede ser introducido en una tarjeta perforada, y por tanto implementada (ejecutada) por la Máquina de Turing. En esto consiste, de forma muy básica, el funcionamiento de un ordenador, que lee datos grabados en un soporte, los borra y se mueve por ellos. El código introducido (software) permitirá que la interacción con la máquina produzca un output determinado, que es lo que vemos a través de la pantalla, oímos por los altavoces, imprimimos en papel, o enviamos a través de la Red.

Pero antes de que el mundo fuera consciente de la trascendencia de la Máquina de Turing para el futuro de humanos y no tan humanos, estalló la guerra, no sin darle tiempo a ampliar la Máquina de Turing a la Máquina Oráculo, que permitía el estudio de problemas sin solución algorítmica, y a pelearse con Wittgenstein sobre el significado último de las matemáticas.
Durante la guerra, el trabajo de Turing en Bletchley Parkpermitió descifrar los códigos de la máquina Enigma utilizada por los alemanes para cifrar sus comunicaciones, y la consecuente construcción de Colossus, la primera computadora programable digital que sirvió para romper el código Lorenz que cifraba los teletipos enemigos.
Turing no se olvidó de los precursores de Colossus, Marian Rejewski, Jerzy Rozycki y Henryk Zygalski, tres matemáticos polacos que empezaron a trabajar en la desencriptación de Enigma tras apropiarse de una máquina alemana ya en 1929, y por cuyo mecanismo de replicación, la bomba kryptologiczna, Turing bautizó al suyo como la bombe.

Security Partner -> Siguenos en ->Twitter

Security Partner -> Siguenos en ->Facebook

About Ing Oscar Roman

Scroll To Top